Las Brujas

98oi0p8iuuuuuuuuuu

La palabra Bruja es de etimología desconocida, esto significa que se desconoce su procedencia con exactitud y su significado original. Parece ser que la etimología inicial de la palabra es con “X”, de modo que en su forma primitiva seria “Bruxa” (Gallego – Portugués) o “Bruixa” (Catalán). El primer documento en el que aparece esta palabra data del siglo XIII, y la mayoría de los eruditos tiende a pensar que puede tener un origen prerromano, posiblemente Iberico o Celta. Hay quien establece una relación entre “Bruixa” y el arbusto “bruc” conocido en castellano como “brezo”, ya que tradicionalmente se suele asociar esta planta a la práctica de la Brujería. Hay también quien relaciona la palabra con el latin vulgar “Voluxa” (que vuela, alado).

Otros expertos mencionan que la raíz de la palabra Bruja, “bruix”, procede de la palabra protocelta “brixta”. Esta era una lengua común hablada por todos los celtas. “Brixta” quería decir “hechizo”.

En latín, las Brujas eran denominadas maleficae (singular maléfica), término que se utilizó para designarlas en Europa durante toda la Edad Media y gran parte de la Edad Moderna. Términos aproximadamente equivalentes en otras lenguas, aunque con diferentes connotaciones, son el inglés witch, el italiano strega, el alemán Hexe y el francés sorcière. Esta última palabra, femenino de sorcier, deriva del latín vulgar sortiarius (que literalmente significa « hablador de suertes o parlachín de suertes») y del latín clásico sors, sortis (que primero señalaba un procedimiento de clarividencia, y luego significaba destino o suerte).

Las Brujas despiertan las más antiguas y poderosas fantasías infantiles, han inspirado a la literatura y posteriormente al cine, siendo siempre el centro de toda la imaginería entorno a lo místico.

El significado y connotación de este antiguo oficio ha variado a lo largo de la historia, y en su origen parece ser aún más difuso. Popularmente el término bruja es empleado para referirse a los practicantes de la Brujería y las Artes Mágicas.

Las Brujas o Brujos parecieran ser seres mitológicos que desdibujan la línea entre lo humano y lo divino, un ser intermedio, con poderes y habilidades que se escapan a las poseídas por los simples mortales.

Para los pueblos Paganos las Brujas (y Brujos) eran personas respetables con un alto status social. Ellos poseían una profunda conexión con la naturaleza y todos los seres vivos. En los relatos populares que llegan hasta nuestros tiempos se habla sobre la habilidad de volar que las Brujas poseían, y esto parece tener doble significancia para los antiguos, por un lado pareciera ser que hace alusión a una antigua costumbre campesina de saltar por los campos durante la Luna Llena montados en varas y escobas para señalar a los cultivos la altura que debían alcanzar (una forma primitiva de magia simpática). Como también hace alusión a la capacidad espiritual que poseían estas personas de enorme sabiduría para despegar del suelo del mundo cotidiano a una realidad espiritual mucho más evolucionada y avanzada (emprendiendo de esta manera un vuelo simbólico).

Las Brujas existen en todas las culturas, cada cultura les atribuye habilidades específicas de su tradición y costumbres, el Oficio de las Brujas es tan antiguo como la humanidad, mucho más antiguo que las religiones y tanto o más que otros oficios como la prostitución o la artesanía.

Para los cultos antiguos los Brujos eran personas sabias, conocedores de la naturaleza, eran ocupados como mensajeros entre lo humano y lo divino, conectándolos con los Dioses (en su rol de sacerdocio), también eran videntes, sanadores y curanderos. Las autoridades políticas no podrían siquiera plantearse la idea de tomar una decisión sin consultar al Brujo de su comunidad.

Fueron las Brujas (y brujos) los primeros en desarrollar la medicina y las ciencias, dentro de su propio vocabulario técnico y contextos. Cada día se descubren más y más avances científicos que solamente refuerzan las antiguas ideas que mencionaban las Brujas.

 

¿Cómo un idea puede cambiar tanto?

Durante los principios de la era cristiana, toda la edad media y principios de la edad moderna, tanto la Brujería como la Brujas sufrieron una letal persecución masiva.

Todas las formas de conocimiento que escaparan a la norma que imponían las nuevas ideas de las autoridades eran profundamente sancionadas, perseguidas y castigadas. Indígenas, parteras, herbolarios y sabios de muchas otras áreas del conocimiento también fueron víctimas de este horrendo episodio de la humanidad. Si revisamos con cuidado los registros históricos de este periodo nos encontraremos con aberraciones que la humanidad no puede volver a permitirse, tal es la vergüenza de estos actos que absolutamente ninguno puede atribuirse realmente con las Brujas o las prácticas de Brujería. En el camino de esta desenfrenada histeria colectiva muchos inocentes fueron sometidos a torturas inhumanas que por lo general los llevaban a la muerte, incluso esta parecía presentarse como un enorme alivio a su sufrimiento.

Durante este periodo las verdaderas Brujas se retiraron de las ciudades a los campos, bosques, montañas y desiertos: el silencio y el anonimato permitió la supervivencia del conocimiento.

Miles de años de aprendizaje no podían desperdiciarse en un vandálico acto de egoísmo y soberbia.

A pesar de que con los años la imagen de las Brujas se ha ido limpiando del imaginario colectivo, aún prevalecen reminiscencias de este oscuro periodo de la humanidad.

Tanto el cine como la literatura moderna dieron paso a nuevos referentes de la imagen de la Bruja: por un lado la idea modernista de las Brujas y la Brujería como algo ridículo, descabellado, fantasioso e imposible. Y por otro, las Brujas como símbolo del poder femenino, seductoras, fascinantes e irresistiblemente bellas ¿hay algo de realidad en esto? Pues bueno - ¡entre brujas y brujos hay de todo!

Las Brujas de hoy:

Hoy en día la Brujería prevalece, cada vez se manifiesta con mayor popularidad en algunos países y su práctica ha vuelto a ser un hecho público innegable. Dicho sea de paso, es importante aclarar y hacer la distinción con los escandalosos y fanáticos grupos religiosos denominados satánicos o satanistas que nada tienen que ver con la ancestral práctica de la Brujería de la cual nosotros mencionamos.

Hubo un oscuro periodo en que nuestro Camino (La Brujería) debía vivirse en la más absoluta clandestinidad, entre silencios y temores, con mucho cuidado y aprensiones, pero esa época ya finalizó (lo que no quiere decir que debamos descuidarnos), hoy en día los Brujos podemos alzar la voz, no necesariamente en señal de protesta, exigiendo justicia y castigo a quienes nos condenaban, sino para reivindicar la imagen de nuestro camino. La historia fue escrita por aquellos que quisieron desaparecernos, invisibilizarnos, como hoy intentan hacer con: artistas, derechos humanos, pueblos indígenas, la diversidad sexual, entre otros temas de contingencia. Ellos hablaron de nosotros, por nosotros,  para satisfacer sus necesidades de supremacía e imponerse como la única verdad. Hoy somos los Brujos quienes podemos hablar sobre nosotros mismos, contar nuestra historia, escribirla y compartirla. Los conocimientos adquiridos por miles de años de aprendizaje, ensayo y error, nos llenaron de procedimientos y una tremenda sabiduría que la humanidad requiere hoy más que nunca, muchas veces se conservaron en la intimidad de nuestro grupo familiar transmitiéndose oralmente de generación en generación.

 

"Siempre habrá una parte de la humanidad que tema a los Brujos, porque estos, con su simple existencia vienen a recordarles que la humanidad es un estado primitivo que se debe conquistar, y existe algo superior aún más allá que se puede alcanzar. El más allá no es territorio desconocido para los Brujos: de allá venimos, de allá somos.

No todos los Brujos profesamos los mismos caminos: la Brujería es tan diversa como la humanidad, algunas Brujas practican la Magia, otras solo la devoción a los Antiguos Caminos. Lo que nos conecta es la Brujería. Se puede ser Brujo sin practicar la Magia, pero no sin creer en la Brujería." Holkroft

 

Brujos hay en todas partes, parecemos personas comunes, en empleos y vidas comunes, nuestro camino espiritual es algo que llevamos con recelo y mucha reserva. La Brujería es algo serio, una realidad incuestionable en nuestra vida cotidiana. A veces más silenciosa que otras, pero siempre latente, siempre presente.